En Junio de este año, WhatsApp anunció que serían suspendidas todas aquellas cuentas que violen los términos de uso de la aplicación, y este pasado 07 de diciembre el servicio de mensajería comenzó a realizarlo.

Esta medida va dirigida a las personas o empresas que usan la aplicación para enviar mensajes automáticos o de forma masiva, WhatsApp argumenta que para ello ha creado dos herramientas distintas, “WhatsApp Business”  y la “API de WhatsApp Business” pero tampoco se descartan a quienes no le den uso personal.

El principal propósito según WhatsApp, es fortalecer la naturaleza privada de la aplicación y evitar abusos. Además de seguir trabajando en actualizaciones añadiendo nuevas medidas de seguridad.

“Tomaremos medidas legales en contra de empresas de las cuales únicamente contamos con evidencia de abuso obtenida fuera de la plataforma, si las prácticas de abuso continúan después del 7 de diciembre de 2019 o si se vincula a esas empresas a evidencia de abuso obtenida directamente en la plataforma antes de que se cumpla ese plazo”.